Vida

El descubrimiento y la cosecha de la libertad

Recuerdo bien el ardor y la tensión que sentía en la piel cada vez que tropezaba, mis rodillas sangraban y el dolor se hacía intenso en mis raspadas manos, mis medias siempre estaban rotas. Según mi madre, pasaba más tiempo en el suelo que caminando bien. Seguramente en el colegio los cordones de mis zapatos, los escalones de cemento, o los empujones de otros niños corriendo, no me hacían tarea fácil reconocer el terreno; A pesar de esto jamás me molesto tropezarme o tener heridas, generalmente no lloraba, aunque el dolor fuera fuerte, quizás solo era un poco torpe o realmente me costó entender como desenvolverme en ese nuevo ambiente.

Ya joven, dejas de tropezar tanto y caer tan seguido, porque siempre estamos observando dos veces donde pisar, evitamos sentirnos vulnerables desde cualquier punto. Esto, es necesario cuando asimilas como debes manejarte entre los demás. Así que, con el tiempo me fue quedando esta sensación rara de extrañar ese ardor, el que me hacía sentir con sus molestias, cómo mi cuerpo tenía la fuerza para mejorarse a sí mismo.

“No lo sabía en ese entonces, pero el ardor representaba mi capacidad de aguante y fuerza, por eso no lloraba, no había razón cuando el cuerpo había soportado un impacto del que había salido casi ileso”

La última vez que recordé ese tipo de sensación, fue cuando salte desde un columpio en su máxima altura de balance, a los 23 años y me sentí tan bien, dentro del dolor y la risa por la necedad de la acción; Seguramente ese salto desencadenó algo, con el paso del tiempo me encargue de trepar algunos árboles y pase más tiempo en algunos sectores verdes, sin embargo, hace poco más de un año, me enfrenté por primera vez a la montaña como debía ser: con su altura, su falta de oxígeno, su presión atmosférica, sus temperaturas extremas, el dolor de todo el cuerpo, el agotamiento máximo y las frustraciones, también las grandezas que trae el camino, además del colapso mental y corporal que algunos episodios traen.

Cuando encontré esto, la sensación de ardor cobro significado, no era simplemente leve masoquismo, tenía mayor propósito del que habría pensado tiempo atrás; creo que se podría asimilar a, llevar a tu cuerpo y mente a límites que nunca habías conocido en ti mismo, o a vivir una vida completa en 24 horas de movimiento, a subir por la ruta joven y bajar viejo desde paisajes irreales, vivir solo el presente, estando increíblemente tan presente en uno.

Luego de este descubrimiento todo comenzó a desencadenar pensamientos diferentes y decisiones un tanto irracionales para el resto. Como la vida es una, decidí enfrentarme a lo que estaba soñando por las noches y me vine a vivir a un lugar desconocido para mí, con un monto mínimo de dinero para dejar todo lo que tenía de lado y buscar lo que realmente necesita mi espíritu; rutas desconocidas y una vida con los espacios que siempre he querido explorar.

“Esto tiene bastante relación a los tipos de juego que tenía de pequeña; siempre eran grandes aventuras en travesías exóticas; realmente la casa, el auto y el carrito de compras, no eran algo que cautivara mi atención en ese entonces”

Durante varios años, justifique mi libertad dándome el tiempo para tomar un café en el trabajo, o comprando cosas solo por la necesidad de adquirir algo nuevo en mi vida; saliendo a bailar entre semana, o con la copa de vino que bebes escuchando música agradable luego del trabajo; ahora, puedo reconocer que esas mismas acciones son las que muchas veces nos ayudan a pasar rutinas cargadas de dificultades, en vidas poco motivantes. La verdad es que hoy, las considero demasiado pequeñas para representar mi propia libertad.

“Sería bellísimo que todos lográramos revertir los porcentajes entre responsabilidades y tiempos libres”

La verdad es que esos tiempos libres, son tu libertad dosificada en pequeños sorbos, esperando algún día poder ser bebida a lo largo, como un trago fresco y hasta el tope del vaso. Todos nacemos libres, por lo menos en la suerte de mundo que tengo cerca. Pero a corta edad aprendemos a racionarnos y dividirnos a nosotros mismos, esto pasa sin darnos cuenta porque la libertad va de la mano con los miedos, si no sales de tu zona de confort creo que nunca podrás hallar lo que realmente te hace sentir libre o vivo. Si lo intentas y logras llegar al límite de tu zona de confort, estarás solo y repleto de miedos… pensarás en regresar, pero sería perder mucho avance… así que, solo encontrarás una acción posible, saltar, y desde el segundo en donde diste el impulso, todo tu ser va a reconocer la libertad, todo tu ser se va a sentirse completo y latente, y sabrás que ya te convertiste en una nueva versión de ti mismo.

Mi libertad está en máxima expresión, cuando luego de una larga y dura aproximación a cumbre, me siento en el suelo sudando, empolvada y mojada, mis pies están cansados, mis piernas tensas y mis manos sucias con, tierra y manchadas de pasto, ramas y flores… Respiro tratando de bajar mis pulsaciones cardíacas mientras el viento seca mi sudor, miro el sol a lo lejos iluminando todo… Mi cuerpo no puede estar más vivo, mi mente no puede estar más despierta, el mundo no tiene fronteras en ningún sentido y en ninguna dirección, el tiempo es el sol y por ese momento pertenezco exactamente a donde estoy, ésa es mi libertad.

“Hay orgullo en lo que haces y pasión por lo que descubres y vives, no hay nadie a quien culpar de nada y nadie más responsable de tus acciones que tú mismo, estás tú y el pensamiento correcto o incorrecto, eres libre y te haces cargo de ambos… Hay orgullo en probar tus límites, porque nadie te puede restringir o prohibir nada, solo estás tú y la ruta”.

Escribir en este blog es una de mis libertades favoritas, sacar uno de mis pensamientos o ideas a relucir, para que en algún punto alguien lo lea o lo encuentre, es lo que me agrada. Creo fervientemente que, no nacemos en este mundo para quedarnos en la oscuridad… no debemos permitirnos acostumbrarnos a la falta de luz.

Formas de libertad hay muchas, esta es la mía ¿cuál es la tuya?¿lo has pensado?

Rayo Pizarro A.

Extracto del implacable Lord Henry

Tiene un rostro maravillosamente bello, Mr. Gray… Y la belleza es una forma de genio: en realidad, es más elevada que el genio, porque no necesita ninguna explicación. Es una de las grandes realidades del mundo, como la luz del sol, o la primavera… es imposible ponerla en duda. Tiene derecho divino de soberanía. Convierte en príncipes a quienes la poseen. ¿Sonríe usted? ¡Ah, cuando la haya perdido, dejará de sonreír… Cuando su juventud se vaya, su belleza se irá con ella, y entonces, de repente, descubrirá que para usted ya no hay más triunfos… Cada mes que toca a su fin le acerca un poco más a algo espantoso…

Lord Henry hablando con Dorian Gray. El Retrato de Dorian Gray. 1890. Oscar Wilde

¿Intimidad?

Intimidad, hasta hace poco supuse que la palabra estaba relacionada con nuestros cuerpos y una cercanía sexual entre dos, creo que la mayoría de jóvenes contestaría algo parecido ante la definición. La verdad es que, en estos tiempos no nos damos un espacio para entender conceptos que no son usados con frecuencia en nuestra cotidianidad, a pesar de la importancia que estos puedan tener en nosotros.

Cuando esta palabra cayó en mi día, note que mi idea de su definición estaba sumamente errónea, por ende, busque en las redes usuales el concepto, encontrando que la mayoría de los resultados hacían referencia a la sexualidad. Esto quiere decir que mi definición inicial debía ser por una conformación cultural de esa idea, “la intimidad es propio de una pareja y se representa con la sexualidad”; Entonces lo contrasté con la raíz de la palabra que proviene del latín intĭmus, “interior o muy interior” y esto me dio un alcance mayor a la idea, intimidad se refiere a exponer y compartir lo interior.

Definitivamente y a pesar de la noción cultural instaurada actualmente, la intimidad no se encuentra solo en la pareja, de hecho, conozco mujeres adultas que no tienen una relación íntima con sus maridos a pesar de llevar 40 años juntos, principalmente por la gran brecha de género en las generaciones pasadas, lo que no quiere decir que no haya amor ni pasión en ellos.

“Es impresionante cómo la sociedad y la cultura van dirigiendo y hostigando las ideas que formar nuestra vida y nuestra visión del mundo.”

Esto me hizo pensar en mis relaciones, partiendo por la familia, pareja, amistades y nexos laborales. Si la intimidad es la exposición de mi interior, lo que no sé expresa de forma simple, parte de esta sería: ideas de frustraciones o dolores, pensamientos de dudas y miedos, emociones negativas o popularmente rechazadas. Es conocido que tendemos a comunicar lo positivo más que lo negativo, es cosa de mirar “Instagram”, por ende, esa intimidad va relacionada a la empatía y al respeto que voy a encontrar en mi receptor.

“Entiendo porque tenemos un oleaje de soledad en nuestras comunidades”.

Aprendemos a comportarnos de ciertas formas frente a ciertos perfiles, lo hacemos para adaptarnos a un medio que tiene esas exigencias, pero cuando yo decido comportarme de cierta forma para obtener un trabajo, encontrar pareja, hacerme conocido en las redes, ser popular en el colegio, o lo que sea, estoy deliberadamente creando capas sobre mi intimidad, capas que posteriormente serán difíciles de manejar, si no tengo a alguien que me haya conocido antes de haberlas creado, una amiga de cuando teníamos 8 años, mi madre o un hermano, quienes serán por muchos años quizás los que evitarán que ese sentimiento de soledad surja en mí.

En algunos, este proceso de tener gente cercana se da naturalmente, en otros no existe, y actualmente el mercado de perfiles que hemos formado con el uso de redes, los deseos aspiracionales, la publicidad, el comercio, la condición social y todo lo demás, hacen que nos dejemos de centrar en esos pensamientos o emociones que son tan particulares y tan lejanos al resto, que con ello, se pierde la noción de lo importante para un ser humano que es la conexión, “la profunda conexión”.

Hemos ido replegando nuestras herramientas comunicacionales incluyendo las emocionales, por muchas razones externas y creo que la única forma de revertir el sentimiento general de soledad, es incentivar y dar un espacio a la intimidad, a la empatía y al respeto mutuo.

Esto quiere decir que de alguna manera debemos comenzar a mejorar nuestras costumbres comunicacionales, a dar el primer paso para que el otro sea capaz de dejar mensajes importantes, tan importantes que a veces salvan vidas, o permiten hacerles saber lo necesario para que esta persona se sienta mejor. Lo difícil de esto, es que, en la ilusión de independencia que nos creamos, debemos asumir que los únicos que nos pueden salvar de la soledad es un otro, al igual que nosotros a un tercero, lo bello es que nos toca compartir la experiencia y la responsabilidad.

Si cuento cuantas personas en mi vida son íntimas para mí diría que 3 pasando a 4 y espero poder rodearme de un círculo grande e intimo cuando ya tenga muchos años encima, así que trabajaré en ello. ¿Cuántas tienes tú? ¿Crees que ese número puede crecer con el tiempo?

Rayo Pizarro A.

Rituales

hernan-sanchez-172307

 

Momentos que empujo a revivir continuamente

Baila conmigo con melodía fugaz

Disfrutemos de tu intimidad y luego de la mía.

 

El tiempo se pausa porque así

lo pedimos, cede por envidia

a nuestros pasos a nuestros roces.

 

Acostúmbrame a tu presencia

acostúmbrate a la mía

quiero hacerte falta y que me duela tu ausencia

 

Baila conmigo en las noches de invierno

a mitad de semana

correré cada jueves

tú sabrás que te espero

lograras extrañarme el resto de la semana

mientras yo te anhelo día a día.

 

Es un común acuerdo, como ves

comencemos este ritual

juntemos años de bailes y roces

para que los rituales hagan historia

nuestra historia.

lotte-meijer-142578

 

Rayo Pizarro A.

La vergüenza más torpe y valida.

¿Cuán profundamente molesto, tienes que estar contigo mismo para conscientemente sacarte de ese estado?

Cada cierto tiempo todos vivimos un agobio de sensaciones y emociones negativas, estas son un cúmulo de trabajo, estrés y frustración. Generalmente enfocamos esta rabia o impotencia en uno o dos culpables, “contra todo el resto”, jefes, parejas, empresas, gobierno o “contra ti mismo”, las decisiones que tomamos nos llevan a donde estamos actualmente, y si bien, hacerse cargo de nuestras elecciones no es fácil, es nuestro deber si deseamos vivir a gusto.

Llegar al punto de pensar negativamente sobre uno mismo o sobre todos los demás, no es una buena emoción para andar cargando día a día, pero quizás es la forma que tiene nuestro cerebro, cuerpo y por qué no, alma, para pedirnos un cambio; independiente a que en un estado así, las salidas son difíciles de encontrar.

Algo así me paso, note que el problema era mío una tarde que sola, continuaba frustrada y enfadada tratando de soportarme a mí misma. Cuando ya no quise seguir echando a perder mi día, hice lo primero que vino a mi mente.

Me fui a mi desierto living, puse música y escuché solo canciones que me hicieran recordar los tiempos en donde los problemas eran detalles del día, el estrés no existía, y mi cuerpo rendía al 1000%, días como mis primeros años de universidad.

swaraj-tiwari-139325

Con las luces apagadas, abrí las cortinas para ver el paisaje nocturno de la ciudad, un poco tímida comencé a seguir el ritmo de esas canciones que para nada son parecidas a los hits actuales, pero aun así son canciones que me hacían sentir eufórica en las fiestas o en las casas de amigas que disfrutaban de lo mismo.

Cuando los recuerdos de buenos momentos comenzaron a brotar, no podía parar de reírme y me fui soltando al ritmo de las cantantes extravagantes que me siguen gustando como si tuviera 15 años, entre mis pasos de baile, vi que unos rayos de luz calcaban mi silueta como sombra en las paredes, lo que me llevo a reventar en mil pedazos y me volví loca, comencé a saltar, reír, gire, expandí mis brazos hasta el infinito y seguí así por al menos unas tres horas, danzando con mi sombra, jugando con ella, tarareando las canciones, imitando a las artistas, reencontrándome con mí yo de 8 años atrás y podría decir que encantándome con la niña, adolescente y adulta que hace tiempo no tenia la oportunidad de ver. Me sentí tierna, poderosa, bella, feliz y un poco loca. En un par de horas pienso que regresé a mi esencia, a ser feliz por qué sí, a vivir momentos inolvidables y posiblemente entre todo ese sudor de noche de verano y risas, pude dejar ir problemas y malos sentimientos que me pesaban horas antes.

No crean que el inicio fue fácil, extrañamente estaba avergonzada de estar bailando sola en la oscuridad, aunque mi cerebro me preguntaba ¿por qué la vergüenza, si nadie te mira? no sabía de donde nacía ese morbo por hacer cosas que quizás por mi edad, o por mi perfil de adulta o empleada dependiente, o no sé, mujer y no niña, no puedo hacer. Así note las limitaciones que uno se va sumando en la vida; “los miedos a dañar tu imagen”, porque la imagen importa sobretodo hoy en día, el perfil que uno enseña, determina el respeto de otros hacia ti, su nivel de confianza contigo, o si quieren pertenecer o no a tu círculo. Tanta presión en ese aspecto nos vuelve herméticos, poco reales quizás, o acostumbrados a hacer lo socialmente aceptable. De ahí nacía mi vergüenza, si alguien me hubiera descubierto hubiera sido “juzgada”, por loca, rara, desubicada, o lo que encontraran pertinente.

Puede ser que sea tema personal lo de cuidar mi imagen, puede que el resto del mundo no se preocupe. Pero tenemos demasiadas referencias en los distintos medios de como debemos ser o comportarnos, lo fuerte es que llegan a ser tan imperativos que hasta yo misma me juzgue estando sola. ¿No les parece impresionante?

Solo me queda decir, que fue un momento muy íntimo conmigo misma, muy gratificante y ejemplificador. Si bien seguiré cuidando mi imagen en el trabajo y en familia, me daré nuevos momentos recreativos para que mi espíritu ande más feliz por la calle y se sienta más libre de hacer cosas diferentes solo porque sí.

Finalmente, sé que quizás no para todo el mundo sea indispensable bailar solos música de los 80 o canciones favoritas extraídas de dibujos animados, pero con las luces apagadas y las cortinas abiertas como enfrentando el mundo sin que el mismo los note, ¿lo podrían hacer? o ¿ya lo hace? Y si es así ¿cuáles serían esas  estrafalarias canciones? o ¿se han limitado alguna vez solo para cuidar su imagen?

Yo les dejo una de las mías, para que se rían e imaginen a alguien contorsionándose en la oscuridad 😊

Sí es Grimes, no juzguen jajaja

Saludos!

Rayo Pizarro A.

“El hombre que conozco”

El hombre que conozco, siempre estás constante y vigilante, inserto en roles que mantiene junto al tiempo, por motivos ligado al amor. Contenedor de la locura. Viene a forjar y construir, a cuidar de lo que formas parte. Corta sus alas cuando decide que su permanencia tiene más sentido estando presente. Se irgue potente frente a la amenaza, siendo imbatible si tiene porque luchar.

Indomable en sus días juveniles, va dejando pasiones en sus pasos. Tras ideales que crecerán o cambiarán en el tiempo, sigue caminando, seguro de que avanzará aunque el terreno tiemble, y lo inunde el miedo. Creyente o no, no permitirá abatirse en escenarios crueles, serás fuerte por todos los que tiene que ser fuerte, porque sabe que así tiene que ser. Los problemas de otros los tomará como suyos, para arreglar sueños rotos, por los valores en lo que cree.

Creadores de la paz y sabios pensantes, conscientes de su poder de destrucción eligen fundar antes que abatir.

photo-1426649397221-b62c5a7824ee

 

El hombre primero. Ligero da aires de protección, instruye con voz segura y añeja, toma los problemas que uno a uno va desojando de poder y resolviendo en experiencias que algún día desentrañará, para el cuidado de su retoño; no por débil, si no, por ser de valía inigualable. Cada día va muriendo y su fortaleza de los 20 ya esta en sus décadas más lánguidas. Aun así, su conciencia sabía se gana horas eternas de entendimiento mayor, el que dará con paciencia entera al joven, porque es su deber de padre.

El hombre segundo. Viene el compañero, inseguro con expresión fuerte. Quiere ser grande y desplegar sus alas. Potente de energía y sueños, vive ansioso lo que quiere vivir. Encanta su terquedad y determinación, el amor y sus pasiones es todo lo que necesita, siempre listo para la batalla que el hombre viejo ya trata de evitar. Brillante cuando sus ideas claras avecinan e inundan lagunas de miedos, en quienes lo observamos.

Distinto a la mujer, asusta y se admira. El poder en sus manos que ellos ya conocen, lo hemos visto todos.

Somos distintos, diversos, vinimos al mundo para encontrarnos, nos encontramos porque nos necesitamos, aunque sea una batalla entendernos, la recompensa es tenernos.

photo-1443130128240-22fb98ca70a4

Rayo Pizarro A.

 

Bjork y la teletransportación

Proveniente de Islandia, esta cantante, compositora y productora, entre sus otros dotes relacionados con la producción musical. Es una de las cantantes que fácilmente puede transportar a sus auditores a otro tiempo, mundo, periodo o estado mental.

Por su fuerza y potencia creativa, es mi elegida para hacer esta sección.

Con talento, una voz notoriamente poderosa y una visión innovadora, su música es un experimento con sonidos eléctricos, orquestados y melodías enriquecidas, provocando que sus composiciones sean extremadamente detallistas. Esta exploración sonora la hacen destacar y ser incomparable dentro de los 90′ con sus más llamativos éxitos.

maxresdefault

 

A continuación, mis 3 canciones favoritas de Bjork!!

Como consejo pongan atención al fondo de las canciones, para aquellos que ya la conocían, notarán instrumentos nuevos que seguramente no habían escuchado antes; y para quienes no la conocían verán la riqueza de la que les comentaba.

En los vídeos, (bajo las canciones de Spotify) puede verse reflejada la personalidad de esta cantante, se los recomiendo. ¡Comprobarán su autenticidad! aunque la calidad de ellos, no es la optima, igual me dedique al buscarlos 😀

La canción “Enjoy” da una sensación oscura, pero no por eso es mala. Es probable que su sonido áspero no sea del gusto de todos, pero no deja de ser una muy buena canción.

“Enjoy” en vivo

Les recomiendo que vean el vídeo de “Venus as a boy”, fue creado en el año 1993. Los colores y la iluminación, hacen un trabajo bello. 🙂

“Venus As A Boy” vídeo musical

“I miss you”, es sin duda mi favorita. Siento que te saca todos los sentimientos y sensaciones primitivas de querer amar a alguien. Desentraña nuestros movimientos tribales para desatar las libertades, así que siéntanse libres de bailar y moverse con la canción, para que todo vuele en la habitación!

“I Miss You” video en vivo

Sobretodo con estas 3 canciones, Bjork me teletransporta a un espacio en sensaciones extrañas, que nunca dejan de sentirse como nuevas.

Espero les haya gustado este post y sobre todo Bjork!! tan bella.

Me gustaría saber si ¿la conocían desde antes? y ¿cuáles son sus temas favoritos de ella?

Saludos!

Rayo Pizarro A.

Momento “Into the wild”

Recuerdo tenía unos 9 o 10 años. Probablemente eran finales de primavera y no tenía con quien jugar esa tarde, así que me fui al “fondo” de la parcela o lo más alejado de donde estaba la casa. Camine atravesando el alto pastizal que llegaba arriba de mi ombligo, y me acosté sobre la acolchada y verde hierba.

tjtrjr

Los espacios en ese entonces eran todos muy grandes para mí, pero con mi percepción actual pienso que por lo menos a unos 20 metros de radio no había nadie cerca. Oculta en la pradera, mirando el infinito cielo con sus nubes, descubría los límites; observaba sobre las finas puntas del maicillo en donde mis ojos alcanzaban a ver cerros y arboles a los costados. “Estaba rodeada de naturaleza inhumana”; el ruido era el viento rozando contra todo, muy parecido a las olas del mar, y la brisa era maravillosa. En ese momento había paz, no solo en mí, si no en la vida, en el mundo, en el tiempo, en el todo.

 

Pensé, “soy libre”. Mi mente jugaba haciéndome creer que de alguna manera el aire que llenaba mis pulmones con ese aroma a humedad y a verde, más el sol y su calor, eran todo el alimento que necesitaba y quise imaginar que podía vivir ese momento para siempre. Me sentí tan parte del mundo como nunca había sentido, la libertad dentro y fuera de mí. Todo era energía, todo latía y se sentía perfecto.

recuerdo

 

Con el tiempo fui perdiendo ese recuerdo y junto a el, la noción de ese sentimiento que con los años, con los deberes y las normas, se volvía cada vez más falso.

Pero ese momento que he recuperado aquí, siempre me recordará que crecí libre, y donde puedo volver a encontrar mi libertad un tanto perdida, o la sensación de ella.

¿Ustedes tienen algún momento con esa sensación guardada?, no creo que siempre se pueda vivir libre, así que me refiero a ese momento en donde te dijiste -soy completamente libre y pertenezco al todo-

Espero me comentes ¿cuál fue ese momento y a que edad lo tuviste?, así podríamos juntar vídeos imaginarios de nuestras libertades para ver una película de lo que nos hizo ser libres por instantes.

Saludos!!

Rayo Pizarro A.

Cuando las realidades me abaten

Poema, sigue encubriendo verdades con palabras bonitas y complejas, usa sutilezas y metáforas para las realidades más crueles; no dejes que los hombres nos avergoncemos de nuestros ásperos actos y teatros. Mirarnos de frente no es nuestra mejor cualidad. Finge que lo bello aún se encuentra, para que los ingenuos continuemos con el rito de decir verdades a medias y sigamos escribiendo poesía, inspirándonos en lo iluminando, en lo bello, cubriendo con oscuridad y flores aromáticas el pestilente lodo. Engáñanos, engañemos y no veamos verdades, no las necesitamos. Poeta déjame ver el amor que no encuentro.

james nachtwey

Fotografía de James Nachtwey

Rayo Pizarro A.

Canción dedicada a artistas y creativos “comunidad”

Creo que todos los que nos consideramos artistas o creativos; más allá de la aceptación de un tercero. Simpatizamos al saber que nuestros escritos, pinturas, música, danzas o interpretaciones en distintas versiones y tiempos, pueden tocar y hacer sentir a varios, generando reflexión o simple empatía, una ola de sentimientos colectivos derivados de algún extracto artístico que se puede volver gigante, en su efecto.

photo-1445985543470-41fba5c3144a

 

Así que hoy quise dedicar esta canción para esos días en donde nos despertamos inspirados y sintiendo la energía en potencia de nuestra alma creativa y amante de las artes. Dejando de lado las variantes actuales de éxito, con la frase “mi arte, me forma y me crea”, continuando nuestra vida con tesoros escondidos en lo profundo.

Les pido sientan la letra como propia al momento de crear, es una canción que provoca positivismo en mi camino creativo. ¡Espero les guste!

“Por eso canto arena, roca que luego es multitud en agua buena.

Por eso canto espuma, cresta que cuando logra ser ya no es ninguna.”

 

 

Con respecto a Silvio Rodríguez en mis gustos.

Lo conocí desde muy pequeña por mi madre. Sus letras me eran complicadas, pero con ayuda comencé a comprender metáforas e interpretación de ideas, también entendí que en realidad uno nunca va a lograr deducir por completo lo que un artista te quiere decir; esa es la magia del arte, es interpretativa y visceral.

Mucho mayor me di cuenta de que el autor era bastante político y relevante social en su país, Cuba y latino América; así, mi gusto me trajo muchos títulos de personas que no comprendían que mi deleite por él, ya estaba ahí desde antes de mi comprensión, había nacido del más claro gusto a sus palabras.

Las mismas palabras que ahora uso para mi desahogo artístico, intelectual, social.

En fin, espero les haya gustado la canción!

¡Desbordemos la prudencia de lo establecido y creemos caminos nuevos de colores e ideas brillantes!

Saludos!

Rayo Pizarro A.