tiempo

Rituales

hernan-sanchez-172307

 

Momentos que empujo a revivir continuamente

Baila conmigo con melodía fugaz

Disfrutemos de tu intimidad y luego de la mía.

 

El tiempo se pausa porque así

lo pedimos, cede por envidia

a nuestros pasos a nuestros roces.

 

Acostúmbrame a tu presencia

acostúmbrate a la mía

quiero hacerte falta y que me duela tu ausencia

 

Baila conmigo en las noches de invierno

a mitad de semana

correré cada jueves

tú sabrás que te espero

lograras extrañarme el resto de la semana

mientras yo te anhelo día a día.

 

Es un común acuerdo, como ves

comencemos este ritual

juntemos años de bailes y roces

para que los rituales hagan historia

nuestra historia.

lotte-meijer-142578

 

Rayo Pizarro A.

Atrapada

Es difícil escribir algo tan sincero y real como esto. Trabajo en algo que no amo, me levanto esperando que las horas dentro de esa prisión pasen rápido, el trabajo es completamente técnico y cualquier tipo de innovación no se acepta, todos los días son del mismo color.

No amar lo que haces la mayor parte de tu tiempo se siente como si te succionaran el alma, la vida, tu tiempo. Miro a las personas más jóvenes que yo, he imagino por lo que estarán pasando, quizás necesitan sustentarse solos, quizás pagan sus estudios, tal vez juntan dinero para viajar y divertirse, todas esos puntos son validos, mientras sigan sus sueños. Por otro lado, están los mayores, me pregunto, que les salio mal en su plan, si en sus tiempos pasados tuvieron los mismos o más sueños que los míos. Que lastima que terminen sus días haciendo cosas que evidentemente no les agradan. No puedo evitar comparar su frustración con la mía y la multiplico por los años que ellos han vivido. 

Ver eso me aterra cada día, la frustración me ataca y mis niveles de estrés se mantienen altos, es por mi miedo, es por mis ansias de surgir escribiendo, es por mi negación a dejar de soñar. Cada vez que he enfrentado algún accidente o he estado cerca de morir, miro hacia arriba y digo “aún no, veamos hasta donde puedo llegar”, y sé que debo cumplir mi sentencia, pretendo llegar muy alto, y trabajo duro para hacerlo, pero a veces no es el miedo el que me detiene, es el simple cansancio, físico, mental, espiritual y es ahí donde lloro, con sentimiento de rabia, injusticia, vida, desgano e impotencia, e impotencia más que todo. 

“El tiempo al tiempo” y no es como que me fuera a rendir a si de fácil, sé que mañana me levantaré y haré lo que tenga que hacer, vestiré mi mejor cara y haré bien mi trabajo como mi padre me enseño, creo que ninguna tarea es pequeña, todas deben llevar lo mejor de ti.

Soy fuerte, soy fuerte, llegaré lejos.

Hoy es una noche más lúgubre que ayer, pero mañana gracias a esto será mejor que hoy. Redactar lo que puedo en este medio me saca montones de frustraciones guardadas dentro, me ayuda a seguir intentando. Aun soy pequeña y necesito crecer como artista, como creativa. Probablemente no muchos lean esto. Pero sé que hay varios que acompañan mi sentimiento.

Para esos que luchamos constantemente contra nosotros mismos y la complicada vida, buenas noches.

 

Rayo Pizarro A.

El incidente

muerte

Mamá estaba poniendo la mesa, se asustó – avisa que estás ahí hijo, tan tétrico- suspiro -siéntate, vas tarde-. No sé cuánto llevaba ahí parado, pero mi cuerpo se estremecía, sentía unas palpitaciones que tomaban mi columna y la comprimían, mi boca estaba seca y recién volvía a llenar mis pulmones de aire… pienso que, voy a morir. ¿Cómo le digo? Me senté incomodo, -Mamá… – La mujer lo miró y se espantó -¿Diego?, ¿Diego que pasa? – el joven convulsionaba moviendo la silla de un lado para otro. La madre llorosa suelta las tazas y trata de alcanzarlo para contenerlo, pero en el instante en donde su mano toca la piel en llamas de su hijo, él desaparece, se desvaneció en el tiempo, como si nunca hubiera existido.

Rayo Pizarro A.

El encuentro

Hace ya un año y algo, paso en mi vida algo excepcional, logro ponerme en un estado de fantasía y rosas.

No soy de las personas que espera las cosas sentada y realmente tengo suerte para encontrar lo que necesito, pero en el tema amoroso no mucho.

Sí, encontraba lo que buscaba, los prototipos de hombre que quería o pensaba necesitar. Ya había decidido que buscaría sin cansancio esa persona para mí, alguien que atestiguara mis días y cuidara mi sombra, al mismo tiempo, y de la misma manera que yo haría por él; y terca como suelo serlo, lo hice. Busque y busque, pasando por las situaciones más incomodas y divertidas al mismo tiempo, claro que en ese entonces eran para morirme, pero ahora son irrisorias. Agotada del intento y el error, pasaban los años y fui creando en mi mente una vida sola, viajes, maternidad, todo sin la figura masculina que deseaba pero no encontraba.

IMG_20160116_010227

You are the…

Aveces yo me enganchaba más que ellos, otras ellos más de mí. Pero abandonaba el intento al ver que no funcionaría aunque me forzara a ello. Simplemente me decía, “no somos el uno para el otro” y seguía mi camino, un poco decepcionada y desganada.

Hasta que por cosas de la vida una tarde acepte salir con un hombre que definitivamente no era lo que yo esperaba.

Nos enamoramos rápidamente, comenzamos a ser novios o pololos a la cuarta cita y en dos meses nos fuimos a vivir juntos!!

Antes de él siempre pensé que el mayor dolor de las personas era el sentimiento de estar solos, ese sentimiento que tenemos cuando nos vamos de la casa de nuestros padres por nuestra cuenta o cuando terminamos una relación que en algún momento era planeada para la vida eterna. Ese pensamiento de “nacemos solos y moriremos solos”, que se ve reflejado sobretodo cuando caminamos en la calle todos ensimismados y a la defensiva.  Bueno, ese sentimiento que creía intrínseco desapareció cuando comenzamos a estar juntos, y esa fue definitivamente una señal.

El final de la historia es incierto aún, podría ser en 20 años más, en 3 días más, mañana o nunca, ustedes serían los primeros en saber.

9b4201ca47d80b79dfb32cc1014a7823

Pero a lo que quiero llegar con esto es que si no me hubiera arriesgado como lo hacia, jamás lo hubiera llegado a conocer, o quizás hubiera escapado como en tiempos anteriores.

Las personas pensamos mucho más allá de lo que aveces nos sirve, conozco a muchos que se preocupan tanto por no ser dañados que no dejan a nadie entrar. Pero la vida tiene altos y bajos y si te dañan no será la primera ni la última vez, hay que avanzar. Después de todo antes de la caída, ese nuevo encuentro es lo mejor mientras dura.

Las relaciones no son fáciles, pero si valen la pena al 100 %. Mi relación hace salir lo mejor de mí, junto a miedos que nunca tuve antes, pero quizás sea la parte vertiginosa que necesitaba desde hace mucho.

“Si la primera vuelta no funciono, en la segunda probablemente reirás igual o más que en la primera” sigue avanzando, nunca te rindas.

Rayo Pizarro A.

Una buena vida

cropped-cropped-055cfc4425d951a2990ab18eb8e2d4e32.jpg

Nunca he salido del país y gran parte de él no lo conozco, tengo un cuarto de vida y aún no he logrado sentirme libre de elegir que quiero hacer de mis años, me refiero a que uno predispone pero para ello tienes que seguir millones de pasos antes alcanzar lo que realmente quieres, ¿que se puede hacer para tomar un atajo al disfrute y nada más?

Quizás suene perezoso, pero a todos nos pasa…

Recuerdo que de pequeña me críe en campo en donde estabas sola en medio de la nada y sin mucha consciencia sentía la energía de estar liberada de todo, solo me encontraba rodeada arboles, viento, pasto y sol…

a088afdbc603289248730e74aaa41c1ca088afdbc603289248730e74aaa41c1c

pero luego en la adolescencia perdí la necesidad de sentirme conectada al mundo, en esos tiempos los chicos, el baile y las amigas, eran mi única necesidad.

Ahora anhelo tener esa percepción de libertad en movimiento, pensamiento y acción que la inconsciencia te da. Libertades que si me tomo ahora serían miradas como irresponsabilidades.

Perderse por un tiempo no estaría mal, sin conexión, sin ruido, sin rutina. Para volver a lo esencial, a las raíces. Se supone que la vida debería ser una aventura, tiene lo complicado un 100 %, pero quizás le falta un poco más de mágico disfrute.

Rayo Pizarro A.

 

Desafío

He tratado muchas veces de comenzar un blog, debo decir que ser constante no es mi mejor característica.

Estoy en una etapa de maduración extraordinariamente compleja y aquellos que estén dentro de los 25 años de edad en adelante me entenderán, el tiempo nos persigue de cerca.

Remontándome a mi pasado he podido conocer una de las particularidades que se presentan dentro de mi personalidad y es ser “soñadora”, lamentablemente esta particularidad peca en gran parte por tener verbos inactivos, ya que “construir castillos en el aire” no tiene mucha dificultad.

Realmente quiero despertar y sentirme viva, viva en el sentido de llenar tus pulmones de experiencias y sensaciones nuevas, estoy bastante segura de que no nacemos para trabajar y pagar costos materiales, como en un círculo vicioso, debe haber algo más allá, algo más profundo y complejo.

Necesito brillar, necesito seguir creciendo y mejorando, explotándome pasionalmente por lo que disfruto, que esos castillos se conviertan en monumentos reales…  estoy comenzando un viaje solo de ida y espero que me acompañen.

Con ansias y expectativas Rayo Pizarro A.