oda

Oda al apagón

Ahora sí que es de noche, y tenebrosa. Te acordás cuando el bando reclamaba, una sola confianza por ambiente, y de pocas bujías.

El apagón es grande y extendido.

Ahora sí que es de noche, y de noche todas las leyes son pardas, la libertad está como boca de lobo, la justicia no se ve ni las manos.

El apagón es grande y extendido.

Préstame tu luciérnaga de pueblo, su latido sin sombra, su foco inagotable.

Mirá si estamos todos como perros guardianes, y después apágala, apágala y después, pensemos o rumiemos o soñemos con los ojos abiertos, hasta que llegue inexorable el día.

Mario Benedetti.