naturaleza

Momento “Into the wild”

Recuerdo tenía unos 9 o 10 años. Probablemente eran finales de primavera y no tenía con quien jugar esa tarde, así que me fui al “fondo” de la parcela o lo más alejado de donde estaba la casa. Camine atravesando el alto pastizal que llegaba arriba de mi ombligo, y me acosté sobre la acolchada y verde hierba.

tjtrjr

Los espacios en ese entonces eran todos muy grandes para mí, pero con mi percepción actual pienso que por lo menos a unos 20 metros de radio no había nadie cerca. Oculta en la pradera, mirando el infinito cielo con sus nubes, descubría los límites; observaba sobre las finas puntas del maicillo en donde mis ojos alcanzaban a ver cerros y arboles a los costados. “Estaba rodeada de naturaleza inhumana”; el ruido era el viento rozando contra todo, muy parecido a las olas del mar, y la brisa era maravillosa. En ese momento había paz, no solo en mí, si no en la vida, en el mundo, en el tiempo, en el todo.

 

Pensé, “soy libre”. Mi mente jugaba haciéndome creer que de alguna manera el aire que llenaba mis pulmones con ese aroma a humedad y a verde, más el sol y su calor, eran todo el alimento que necesitaba y quise imaginar que podía vivir ese momento para siempre. Me sentí tan parte del mundo como nunca había sentido, la libertad dentro y fuera de mí. Todo era energía, todo latía y se sentía perfecto.

recuerdo

 

Con el tiempo fui perdiendo ese recuerdo y junto a el, la noción de ese sentimiento que con los años, con los deberes y las normas, se volvía cada vez más falso.

Pero ese momento que he recuperado aquí, siempre me recordará que crecí libre, y donde puedo volver a encontrar mi libertad un tanto perdida, o la sensación de ella.

¿Ustedes tienen algún momento con esa sensación guardada?, no creo que siempre se pueda vivir libre, así que me refiero a ese momento en donde te dijiste -soy completamente libre y pertenezco al todo-

Espero me comentes ¿cuál fue ese momento y a que edad lo tuviste?, así podríamos juntar vídeos imaginarios de nuestras libertades para ver una película de lo que nos hizo ser libres por instantes.

Saludos!!

Rayo Pizarro A.

Una buena vida

cropped-cropped-055cfc4425d951a2990ab18eb8e2d4e32.jpg

Nunca he salido del país y gran parte de él no lo conozco, tengo un cuarto de vida y aún no he logrado sentirme libre de elegir que quiero hacer de mis años, me refiero a que uno predispone pero para ello tienes que seguir millones de pasos antes alcanzar lo que realmente quieres, ¿que se puede hacer para tomar un atajo al disfrute y nada más?

Quizás suene perezoso, pero a todos nos pasa…

Recuerdo que de pequeña me críe en campo en donde estabas sola en medio de la nada y sin mucha consciencia sentía la energía de estar liberada de todo, solo me encontraba rodeada arboles, viento, pasto y sol…

a088afdbc603289248730e74aaa41c1ca088afdbc603289248730e74aaa41c1c

pero luego en la adolescencia perdí la necesidad de sentirme conectada al mundo, en esos tiempos los chicos, el baile y las amigas, eran mi única necesidad.

Ahora anhelo tener esa percepción de libertad en movimiento, pensamiento y acción que la inconsciencia te da. Libertades que si me tomo ahora serían miradas como irresponsabilidades.

Perderse por un tiempo no estaría mal, sin conexión, sin ruido, sin rutina. Para volver a lo esencial, a las raíces. Se supone que la vida debería ser una aventura, tiene lo complicado un 100 %, pero quizás le falta un poco más de mágico disfrute.

Rayo Pizarro A.