cuento

Ella

Black bird

Me asechaba, de pequeño lo sabía. Sentía que vendría por mí estando a unos pasos de casa, y tomándome me arrastraría por los cielos seguramente para acabar con mi vida. Luego del colegio tenía que caminar por este oscuro pasaje siendo hostigado por el miedo, y como pequeña presa corría lo más rápido posible a casa. El miedo, éxtasis y euforia del momento, agudizaban mis sentidos haciendo que el mínimo ruido me indicara el ataque repentino de este ser.

Los años pasaron, me olvide de las ideas y fantasías infantiles, con los pensamientos y sensaciones que los viejos tienen, camine tranquilo por el mismo camino oscuro en la misma temporada donde usualmente me esperaba.

Una ventisca se avecinó contra mí, ella majestuosa bloqueo mi camino mirándome fuerte y pasiva a la vez; yo sí tenía miedo, pero la curiosidad sacó mis palabras -¿por qué llegaste tan tarde? -, detuvo mi respiración al erguir su gigante cabeza sobre mí, no venía a contestar preguntas -… ahora soy los restos de ese niño que te anhelaba, ahora estoy cansado y viejo, ya no quiero aventuras, ni sueños-. Ella impasible levantó lentamente sus alas en acción de despegue, yo sin pensarlo dos veces hice mi parte levantando los brazos a la altura de mis hombros, -no te vayas sola, ejecuta tu cometido, hazme soñar de nuevo-le dije.

Rayo Pizarro A.