comunicación

¿Cómo está tu alma?

No tengo hechos científicos que me avalen, pero me parece sentir el alma en acción cuando te enteras de una noticia devastadora y sientes ese apretón en el pecho que te causa gran dolor; o la sensación que te da cuando estás presenciando algo malo y te recorre un escalofrió en el cuerpo, remarcando que algo no anda bien; o cuando miras a alguien que no conoces pero a pesar de eso, se siente cómodo y seguro estar en su presencia. Quizás la conciencia sea lo que discierne entre nuestra alma y media con nuestros conocimientos y valores, quizás sea la razón de lograr la extraña conexión con los seres vivos que nos rodean.

Alma, es una palabra compleja en estos tiempos. Es extraño escucharla cuando no proviene de un contexto religioso.  Supongo que integrar la palabra a una oración exclamativa como… -mi alma esta tranquila-, en vez de “estoy tranquila”, es un tanto extravagante por así decirlo; pero quizás sea mucho más verdadero de lo que pensamos.

49bc65a3f2aea116d7e767936b62ed60

 

Hace un tiempo fui muy cercana a una amiga, solíamos llamarnos “amigas del alma” nos comprendíamos más allá de las acciones y de las palabras, nos entendíamos en sentimientos. Notábamos que en distintas partes de nuestras historias individuales ambas habíamos sentido miedos estremecedores, dolores gigantes o alegrías puras, sabiendo que las palabras no lograban expresar correctamente los sentimientos, terminábamos nuestras charlas sobre esas sensaciones en silencio, con risa o llanto. La conclusión eufórica de nuestros afectos siempre la apaciguaba un rico té, que nos regresaba al plano más terrenal. Esas intensas conversaciones que muchas veces eran más dolorosas que placenteras, terminaron por sentar en mí, un crecimiento notable en mi manera de ver la vida y en la forma de posicionarme en ella, sane muchas heridas antiguas, termine con muchos prejuicios formados por el desconocimiento o el miedo y me sentí más completa, le atribuyo la riqueza de esa relación a la honestidad pura que nos brindamos y creo que esa puede ser la naturaleza del alma, la sinceridad.

Pero en la vida cotidiana la comunicación de esa forma no es normal, y no es simplemente que nosotros la evitemos, también es que, el ser así de abiertos debe ser con alguien que este igual de dispuesto a mostrarse y a confiar en el otro. Debido a esto, hoy mi atención fue cautivada por una chica de tan solo 18 años que me hablaba con una integridad sensitiva sobrecogedora, era sincera aunque algunas de mis preguntas le incomodaban y me respondía con una armonía compleja, me pareció muy joven para tener la sabiduría que se desprendían de sus palabras. Hace mucho que no me topaba con alguien que me despertará la curiosidad en este tipo de temática, ocasiones como esta me hacen recordar lo interesante que es la gente.

Sé que podría aprender y complementar nuevas visiones desde ella y además, volver hablar de mi alma con alguien sería como acariciar mi crecimiento recordando tiempos pasados. Oportunidades así no se desaprovechan.

No les gustaría ver como realmente se encuentran, iniciar el día preguntándote ¿cómo amaneció mi alma hoy? no es tan difícil, quizás descubramos varías cosas que van bien y varias otras que podemos mejorar. Pensándolo seriamente el ser sincero con uno mismo aveces cuesta mucho más que con el resto. Quizás porque duele más, avergüenza más, castiga más, pero por algún lado hay que comenzar a sanar.

Así que ¿Cómo va su alma?, ¿Que siente hoy, duele, esta en paz, se siente completa, siente preocupación? Esta noche yo espero que sus almas estén de lo mejor.

Rayo Pizarro A.

¿Qué piensan al respecto?

Recuerdo un comercial, en este se dejaban ver los efectos de cuando comienzas mal tu día y se lo transmites a otro, haces que este mal se propague por la gente haciéndoles permitirse malas acciones hacia otra persona.

33ec62dbbc680fa60bcb9bc650b59447

Como cuando alguien te pasa a llevar y no se disculpa y tú por coraje te desquitas con otro. Pienso que solemos cometer esos errores, esperamos lo peor del otro y eso recibimos, así funciona.

La gente puede ser aterradora cuando quiere, en las redes sociales se ve seguido, es fácil hacer acciones o actos que en persona no harías.7945d7a11f570c474e7320b0994cf148

Ignorar a alguien, mofarse o simplemente agredir verbalmente es común en las redes. Incluso en nuestro lenguaje verbal somos hostiles. -¡Qué extraño es el humano! -, pareciera que es instinto de supervivencia y el actuar de esa forma tan atacante sea nuestra manera de mostrar valor o esconder el miedo.

Hoy en día la gente cuanto más cercana sea, siente derecho a nombrarte por apelativos despectivos, por lo menos acá en Chile es usual y varías veces cómico.

Quizás si nos tratáramos de una forma más sincera y cordial podríamos superar varios problemas, nuestros días serían más amenos por lo menos y de seguro el estrés social disminuiría. En un sentido más detallado temas como autoestima, valoración personal, niveles de tolerancia y aprendizaje serían mejor tratados y en tópicos más complejos se podría establecer la construcción de una sociedad más comprensiva y dinámica.

Si algo pequeño como pasar a llevar a alguien sin querer (acción inconsciente) conlleva a algo grande como pedir perdón (lo que demuestra integridad y valores) ¿podrían acciones pequeñas llevar a grandes cambios?

Tema complejo y poco valorado.

Rayo Pizarro A.