aventura

Ella

Black bird

Me asechaba, de pequeño lo sabía. Sentía que vendría por mí estando a unos pasos de casa, y tomándome me arrastraría por los cielos seguramente para acabar con mi vida. Luego del colegio tenía que caminar por este oscuro pasaje siendo hostigado por el miedo, y como pequeña presa corría lo más rápido posible a casa. El miedo, éxtasis y euforia del momento, agudizaban mis sentidos haciendo que el mínimo ruido me indicara el ataque repentino de este ser.

Los años pasaron, me olvide de las ideas y fantasías infantiles, con los pensamientos y sensaciones que los viejos tienen, camine tranquilo por el mismo camino oscuro en la misma temporada donde usualmente me esperaba.

Una ventisca se avecinó contra mí, ella majestuosa bloqueo mi camino mirándome fuerte y pasiva a la vez; yo sí tenía miedo, pero la curiosidad sacó mis palabras -¿por qué llegaste tan tarde? -, detuvo mi respiración al erguir su gigante cabeza sobre mí, no venía a contestar preguntas -… ahora soy los restos de ese niño que te anhelaba, ahora estoy cansado y viejo, ya no quiero aventuras, ni sueños-. Ella impasible levantó lentamente sus alas en acción de despegue, yo sin pensarlo dos veces hice mi parte levantando los brazos a la altura de mis hombros, -no te vayas sola, ejecuta tu cometido, hazme soñar de nuevo-le dije.

Rayo Pizarro A.

Una buena vida

cropped-cropped-055cfc4425d951a2990ab18eb8e2d4e32.jpg

Nunca he salido del país y gran parte de él no lo conozco, tengo un cuarto de vida y aún no he logrado sentirme libre de elegir que quiero hacer de mis años, me refiero a que uno predispone pero para ello tienes que seguir millones de pasos antes alcanzar lo que realmente quieres, ¿que se puede hacer para tomar un atajo al disfrute y nada más?

Quizás suene perezoso, pero a todos nos pasa…

Recuerdo que de pequeña me críe en campo en donde estabas sola en medio de la nada y sin mucha consciencia sentía la energía de estar liberada de todo, solo me encontraba rodeada arboles, viento, pasto y sol…

a088afdbc603289248730e74aaa41c1ca088afdbc603289248730e74aaa41c1c

pero luego en la adolescencia perdí la necesidad de sentirme conectada al mundo, en esos tiempos los chicos, el baile y las amigas, eran mi única necesidad.

Ahora anhelo tener esa percepción de libertad en movimiento, pensamiento y acción que la inconsciencia te da. Libertades que si me tomo ahora serían miradas como irresponsabilidades.

Perderse por un tiempo no estaría mal, sin conexión, sin ruido, sin rutina. Para volver a lo esencial, a las raíces. Se supone que la vida debería ser una aventura, tiene lo complicado un 100 %, pero quizás le falta un poco más de mágico disfrute.

Rayo Pizarro A.