amigos

Anécdota del reencuentro <3

Camino a casa montada en mi bicicleta, venía mirando el paisaje mientras mantenía mi distancia con los autos que pasaban cerca, como venía a una velocidad moderada, ya que justamente en ese sector no hay ciclovía, pude ver que tras de un taxi que pasó rápidamente por mi costado, iba un perro corriendo a su máxima velocidad, primero pensé que era de esos perros que les gusta ladrar a los autos; pero gracias a un semáforo que estaba cerca, vi que este perrito esquivaba a todos los otros autos, sin perder de vista al taxi. Esto captó mi atención y la verdad es que apure el pedaleo para ver cuál era el asunto ¡del perrito! para la suerte mía, el taxi paró una cuadra más adelante y del bajo un caballero de unos 50 años al que el perro recibió tirándose encima y lamiéndole las manos, supe que todo estaba bien porque el perro no dejaba de menear la cola, y moverse como lo hacen los perritos felices.

Mi pregunta era ¿qué relación tenían? Quizás, el perro pensó que su dueño estaba siendo secuestrado por el taxi y lo fue a rescatar; o quizás esta persona acarició a este perro en la calle y el perrito se enamoró y decidió que no lo quería dejar ir; en fin, lo bueno es que el hombre se dio cuenta de que el perrito no iba a dejar de seguir el auto y decidió bajar y caminar con él. Cuando pase cerca de ellos me hizo sonreír lo feliz que estaba el perro y lo comprensivo que fue ese hombre, parecía un final feliz y eso me alegró todo el camino a casa jajaja. 😀 😀 😀

Creo que sentí ternura… Hace tiempo no veía ese tipo de calidez en la calle. ¿Has visto algo en la calle que te haya hecho sonreír tiernamente?

Rayo Pizarro A.

Felicidad

Al parecer he sido feliz en mis peores días y mis mejores momentos.

Mi felicidad peca de no ser oportuna y tener un humor inocente. 

Debido a esto, puedo decir que he sido feliz como un millonario lo sería, como un mendigo y como un budista, lo podrían sentir. Y me siento honrada de ello.

He sido feliz cuando lloro y veo a mi gato pillar su cola, río y la felicidad se cuela entre la desdicha.

He sido feliz luego de haber visto malas caras y gestos poco cordiales, gracias a un extraño que me sonríe en medio de la nada, solo porque puede y yo lo necesitaba.

He sido feliz cuando solitaria y oculta escribo, para mí, para extraños, para amigos.

Rayo Pizarro A.