adaptación

Invitación a hacer…

Para nosotras, de todas las edades; desde las inocentes hasta las inmortales, para todas y todos, los que tengan esta sensación extravagante en estos tiempos; para las distintas formas y colores, dejemos de omitir y admitamos que “sabemos” que este es nuestro tiempo, como hoy y todos los tiempos anteriores, la diferencia es que ahora lo sentimos y gozamos en secreto. Para todos, esto es lo que deberíamos estar haciendo:

Primero dejar que nuestro exterior refleje lo magnífico de nuestro interior, aunque se diga lo contrario a veces esta motivación nos hace el resto del camino más orgánico y “gozable”… Vístete con lo que quieras, y digo con lo que se te dé la gana: sensual, colorida, pragmática, bohemia, simple, desaliñada o ajustada, si ésa es tú marca personal vívela, dejemos de esconder lo que nos gusta, porque adivina… ya no tenemos que pedirle permiso a nadie!!; pinta, corta o peina tu cabello como te sientas, porque ha sido símbolo de feminidad desde siempre, así que ahora modelemos nuestra cabellera representando nuestro concepto individual de feminidad, hay que agradecer al universo por tener algo que se llama personalidad y poder usarla cuando queramos. Maquíllate o desmaquillate, que somos arte en la calle, no para ser mirada, sino para ser admiradas; deja que esas pecas y ojeras vean la luz solar sin avergonzarte y sin base, !jamás deberíamos ocultar lo que amamos¡ y si no lo amamos tanto, hay algo que debes saber… es normal que haya días que si y otros que no, lo importante es que los días de auto-amor deben sumar más, que los días de desamor contigo mismo o misma. Camina o avanza con la determinación que quieras, con la emoción por delante, o con la cabeza erguida; con el pecho avanzando más rápido que los pies, o con pasos largos y seguros, lo importante aquí, es que se escuchen esos pasos, pasar desapercibida ya no es una opción.

El siguiente paso no lleva tanta preparación y tiempo como el anterior, pregúntate cuáles son las 3 cosas que más disfrutas hacer y tomate el día para hacerlas, come lo que quieras, baila cuanto quieras, habla cuanto desees, canta en voz alta y abraza la idea de ser libre completamente, cuando sabemos de qué gozamos y disfrutamos de nuestras voluntades, no lo dejamos ir tan rápido y sabemos que debemos proteger esta parte de nosotras y del resto. Recuerda que cuando hables, debes hacerlo teniendo claro que dejaras un mensaje en otro, y ese puede ser un -tú también puedes ser feliz y libre, sentirte bien y completa porque es tu derecho-. No te disculpes por pensar distinto, ni por ser un tanto intensa cuando quieres decir algo, ni por hacer más ruido del común, que gracias a las diferencias nos sentimos más acompañadas en el mundo, al día de hoy.

Finalmente recuerda, que somos todo lo que este mundo no conoce y necesita, somos amor, creatividad, suavidad y acogida, somos constructoras; somos perdón y oportunidad, reparadoras y conciliadoras, pero también líderes, ejemplos a seguir, productoras y doctoras; somos las justicias y peleas por lo bueno, e incluso los chamanes de la vida, somos la visión y la pasión de la resiliencia que traen todos los que han sido distintos alguna vez, y somos la unión de todo lo que puede llegar a crecer en la vida.

Estoy tan orgullosa, nos siento tan cerca y veo un potencial que me deja impresionada, doy gracias a la diversidad por darnos motivos y voz para caminar claras y fuertes, aplastando mitos y miedos, sembrando seguridades y justicias.
Amemos nos todos, comenzando por nosotros mismos y representando en cada arista de nuestra vida, la esencia que nos caracteriza… Ser feliz no es un cuento, es como deberíamos ser y si esto no es así, date el tiempo para pensar y redireccionar el camino.

¡Felicitaciones y saludo a todas y todas 😀!

Rayo Pizarro A.