Momento “Into the wild”

Recuerdo tenía unos 9 o 10 años. Probablemente eran finales de primavera y no tenía con quien jugar esa tarde, así que me fui al “fondo” de la parcela o lo más alejado de donde estaba la casa. Camine atravesando el alto pastizal que llegaba arriba de mi ombligo, y me acosté sobre la acolchada y verde hierba.

tjtrjr

Los espacios en ese entonces eran todos muy grandes para mí, pero con mi percepción actual pienso que por lo menos a unos 20 metros de radio no había nadie cerca. Oculta en la pradera, mirando el infinito cielo con sus nubes, descubría los límites; observaba sobre las finas puntas del maicillo en donde mis ojos alcanzaban a ver cerros y arboles a los costados. “Estaba rodeada de naturaleza inhumana”; el ruido era el viento rozando contra todo, muy parecido a las olas del mar, y la brisa era maravillosa. En ese momento había paz, no solo en mí, si no en la vida, en el mundo, en el tiempo, en el todo.

 

Pensé, “soy libre”. Mi mente jugaba haciéndome creer que de alguna manera el aire que llenaba mis pulmones con ese aroma a humedad y a verde, más el sol y su calor, eran todo el alimento que necesitaba y quise imaginar que podía vivir ese momento para siempre. Me sentí tan parte del mundo como nunca había sentido, la libertad dentro y fuera de mí. Todo era energía, todo latía y se sentía perfecto.

recuerdo

 

Con el tiempo fui perdiendo ese recuerdo y junto a el, la noción de ese sentimiento que con los años, con los deberes y las normas, se volvía cada vez más falso.

Pero ese momento que he recuperado aquí, siempre me recordará que crecí libre, y donde puedo volver a encontrar mi libertad un tanto perdida, o la sensación de ella.

¿Ustedes tienen algún momento con esa sensación guardada?, no creo que siempre se pueda vivir libre, así que me refiero a ese momento en donde te dijiste -soy completamente libre y pertenezco al todo-

Espero me comentes ¿cuál fue ese momento y a que edad lo tuviste?, así podríamos juntar vídeos imaginarios de nuestras libertades para ver una película de lo que nos hizo ser libres por instantes.

Saludos!!

Rayo Pizarro A.

6 comments

  1. Como tú, Rayo, cuando niña, solía -muy a menudo-, acostarme en la hierba y mirar hacia el cielo azul y sus nubes… Comenzaba a encontrar formas en ellas, era muy relajante, divertido, y daba sensación de libertad. Igualmente, quedarse mirando cómo iban desarmándose las mismas, al moverse las nubes. Perdía uno la noción del tiempo… Aún lo hago a ratos, cuando se puede dar uno ese lujo en la ciudad y sus afanes, sólo que ya no recostada en el césped :(… Eso lo hacía como desde los ocho años, hasta los once o doce, más o menos…

    Otras veces, a eso de mis seis años de edad, creo yo, hasta por ahí los nueve o diez, tal vez, también tendida en la hierba, bajo los árboles, miraba hacia arriba, hacia las copas de los mismos, entre sus hojas y con la luz que se colaba entre ellas, y jugaba a crear historias de hadas que vivían allí e interactuaban conmigo. Era de la misma manera, muy relajante, divertido, y me proporcionaba sensación de libertad. Me olvidaba igualmente ahí del tiempo y de muchas cosas más… Hice un relato al respecto, que publiqué en mi blog, sección De mi Interior – Mis Relatos. No sé si lo has visto, se llama “Alas Tornasoladas”.

    Los otros momentos en que siento esa libertad y también me abstraigo del tiempo, es cuando escribo, cuando compongo, cuando canto, cuando toco algún instrumento, cuando bailo, cuando bordo, cuando hago videos, cuando tengo alguna amena e interesante charla con alguien, cuando leo, cuando salgo a pasear por la playa, sintiendo las olas, la arena y la brisa, cuando camino entre la naturaleza, cuando hago sesiones de fotografía, cuando río con todas mis ganas, cuando comparto con mis mascotas, cuando comparto o hago juegos con quienes quiero, cuando me entrego al amor, y en general, cuando realizo alguna actividad creativa o manual, que realmente me gusta… Eso, desde niña, hasta la actualidad, jejej…

    Bueno, Rayo, debo volver al “tiempo”, jajaj… ¡Hasta pronto! Un abrazo… 🙂 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Que gusto leerte!! En la naturaleza siempre podemos encontrar la paz y la sensación de libertad que necesitamos. También cuando disfrutamos actividades. Veré tu relato, el tema me parece interesante.
      Saludos Lusalo14!!
      Un gusto q comentes 😊😊😊

      Le gusta a 1 persona

  2. Hermoso lo que escribes, me acorde de cuando iva a tu casa, pero ser libre no es falso, es poder sońar, que alguna vez lo seremos, te quiero mucho y siempre me a encantado las cosas que escribes. Ojalas escribas un libro algún día, seré tu primera fans

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s