Día: 6 febrero, 2016

Felicidad

Al parecer he sido feliz en mis peores días y mis mejores momentos.

Mi felicidad peca de no ser oportuna y tener un humor inocente. 

Debido a esto, puedo decir que he sido feliz como un millonario lo sería, como un mendigo y como un budista, lo podrían sentir. Y me siento honrada de ello.

He sido feliz cuando lloro y veo a mi gato pillar su cola, río y la felicidad se cuela entre la desdicha.

He sido feliz luego de haber visto malas caras y gestos poco cordiales, gracias a un extraño que me sonríe en medio de la nada, solo porque puede y yo lo necesitaba.

He sido feliz cuando solitaria y oculta escribo, para mí, para extraños, para amigos.

Rayo Pizarro A.

Mujeres

Pienso que hay algo mágico y místico en el sexo femenino, quizás suene adulador el comentario viniendo de una mujer, pero por qué no.

Somos hermosas en forma y gracia, con una locura incomprendida, y un toque de histeria que completa el paisaje. Mujer que no lo reconozca, no se conoce bien.

Pero hombre que lo vea, debe de armarse de valor, comenzar a apaciguarse y aceptar. Su camino será elocuente pero complicado, satisfactorio pero agotador.

Aún así vale la pena un poco de aventura en la vida.

Rayo Pizarro A.

El amor no se acaba, solo se olvida.

Las parejas olvidamos amarnos. Nos acostumbramos tanto el uno del otro, que de alguna manera omitimos lo obvio, las acciones que indican amor. Nos cansamos de conocernos y aguantarnos y querernos y educarnos.

Por eso extrañarnos es una sana manera de no olvidar nuestro profundo sentir.

No es lo mismo que cambiarte por un tiempo y volver a ti.

Es dejarnos respirar aires frescos para llevar mis historias nuevas, a tu mundo versátil.

Rayo Pizarro A.

Las perfecciones naturales

De las capitanías de la oruga, sabe el rosal, lo que le corresponde.

Silenciosas boquitas que roen de noche, o bajo la altanera plenitud del gran sol, las perfecciones naturales.

Ante ellas no hay belleza, solo avidez, solo la necesidad de estar vivas.

Y perduran matando como nosotros.

José Emilio Pacheco.