1,2,3 y 4

1,2,3 y4

El lugar es un viejo restaurante del centro, mucha gente… no me gusta la gente. Primero me dirijo al dueño y al administrador y los otros dos serán fáciles. Ingreso, le hago una señal a la mesera indicando el baño, avanzo, baño dama, baño varón, oficina… muy simple. Entro con un “hola”, saco mi pistola, apunto certera, 1 y 2 disparos, muertos en nada…  La casa está atrás, le pregunto por el número 3 a una niña que juega en la entrada, apuntando el salón, lo descubro, hombre joven, no entiende nada… ¡BANG!  Al salir el grito de la niña me molesta, la gente corre del local, las sirenas se acercan.  Bonnet, viejo famoso y sudoroso trata de encender su viejo Mustang, me apunta seguro de mi muerte, sin miedo, le sonrío mientras sus ojos se desorbitan y comienza a convulsionar, confirmado el 4°, eliminado por la querida July, mesera del local hace 20 años, mi madre hace mucho más.

Aquí no ha pasado nada audífonos a mis oídos, trabajo perfecto y buena paga…

Rayo Pizarro A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s